Si vas a grabar vídeo en 360º y estás acostumbrado a trabajar en proyectos tradicionales de vídeo o cine, hay algunas cuestiones poco habituales que tienes que tener en cuenta.

Aquí te mostramos cinco cuestiones importantes a tener en cuenta cuando vas a grabar en vídeo 360, según las opiniones del realizador Caleb Ward publicadas en Vimeo:

1.- No hay un lugar para ocultar el material

En una grabación tradicional es habitual ocupar una parte del espacio detrás de cámara con parte del material y personal de grabación. Eso no puede ocurrir en una producción 360. Cualquier material que esté en el set, sea cual sea su posición, podrá ser visto, a no ser que se le enmascare a través de algún programa de composición como After Effects o Nuke.

Esta circunstancia también puede afectar a la propia producción. Por ejemplo, en vez de utilizar los equipos de iluminación tradicional, se pueden utilizar simplemente unas brillantes luminarias. Tal vez el resultado no sea tan cinemático, pero puede ser más natural para el espectador en una experiencia inmersiva.

En el momento de preparar la producción en la localización conviene buscar un espacio cerca del set, aunque sea separado por un tabique, donde guardar todo el material que no se va a utilizar directamente en la grabación. Se puede necesitar un poco más de tiempo para el traslado de un lugar a otro de los equipos, pero es una realidad de la producción en 360.

2.- No utilizar trípodes de cámara

tripode

Las perspectivas en la visión de la grabación tradicional y de la 360 son diferentes, además de que en esta última la audiencia puede mirar en todas las direcciones, eso hace que un trípode de cámara se vea con un tamaño mucho mayor que lo normal. Por eso es mejor no utilizar trípodes de cámara y en su lugar utilizar soportes más pequeños como trípodes de luz o de micrófono con un adaptador de montura adecuado a tu cámara. Esos pies más pequeños y menos vistosos distraerán mucho menos la atención de la audiencia.

3.- Mejor micrófonos de corbata que pértigas

VIDEO 360

En una grabación tradicional de cine o vídeo es muy común utilizar pértigas y micrófonos de cañón para la grabación del audio de los sujetos. Sin embargo evidentemente en una producción 360 esta no es una solución adecuada ya que aparecería siempre en las tomas. Por lo tanto en una grabación 360 se opta por utilizar discretos micrófonos de corbata que se pueden ocultar bajo la ropa, que pueden transmitir de forma inalámbrica a un dispositivo fuera de la vista de la cámara. Asimismo al utilizar un micrófono de corbata para cada actor, en edición se puede utilizar un canal de sonido envolvente para cada uno de ellos si así se desea para dotarlo de una experiencia inmersiva.

También existe la opción de añadir el audio en postproducción, pero esto implica un trabajo mucho más elaborado y largo, especialmente si hay bastante diálogo en la escena, por lo que los micros de corbata son la elección más acertada.

4.- Graba una toma ambiental

Si estás acostumbrado a grabar vídeo o cine tradicional, sabes que es muy útil grabar una pista de audio de ambiente que sirve para fundir correctamente tus cortes de audio. También una pista de audio de ambiente es útil para eliminar ruidos de fondo, especialmente si utilizas algún efecto como el “Capture Noise Print” de Adobe Audition. En las producciones 360 la grabación de vídeo ambiental tiene un objetivo similar: cuando todavía no hay nadie ni nada en el set, graba 60 segundos de vídeo ambiente que te permitirán cubrir posteriormente cualquier problema que pueda surgir en la composición. Por ejemplo, si has tenido que dejar por necesidad una determinada luz, luego podrás utilizar estas imágenes de ambiente para enmascararla con After Effects o Nuke.

5.- Guía los ojos de tu audiencia

VIDEO 360

 

Las cámaras tradicionales tienen claramente definidas cuál son su parte frontal y trasera, sin embargo las cámaras 360 tienen teóricamente la misma calidad visual en todos los lados de la cámara. Ello puede resultar en que se piense que no tiene importancia la dirección a la que la cámara 360 está posicionada, pero sí la tiene ya que en realidad incluso en este tipo de producciones 360 la audiencia busca una continuidad visual. Si una determinada escena termina con el personaje en el lado izquierdo de la audiencia, hay que intentar que la siguiente escena empiece también con la acción por la izquierda, donde ya están dirigidos los ojos del espectador. Esto crea una continuidad similar a la que se da en la cinematografía tradicional.