El CRI son las iniciales en inglés de Color Rendering Index, o Índice de Reproducción Cromática en español, y mide la fidelidad de la reproducción del color de una fuente de luz, pero la luz LED tiene algunas particularidades que hay que tener en cuenta.

El CRI es una medida que tiene que ver con la calidad de una fuente de luz ya que describe la exactitud con que dicha luz reproduce los colores, en una escala de 0 a 100. Cuanto más bajo es el número, peor reproduce el color. De forma general, las fuentes de luz que tienen un nivel CRI de 90 o superior se considera que reproducen fielmente los colores. Para el cálculo estándar de este índice se utilizan tan sólo ocho colores, que se suelen denominar R1-R8, todos ellos poco saturados:

CRI LED

Pero el primer problema que surge al analizar esta medida es que el CRI es una media de los ocho colores, de modo que puede haber dos luces distintas, una de ellas con nivel cero en sus cuatro primeros colores y cien en los últimos, y la otra al revés cien en los primeros y cero en los últimos, y que sin embargo tengan el mismo índice CRI de 50 aunque reproducen de forma muy distinta los colores de la luz.

Por otra parte, estos ocho colores R1-R8 son relativamente fáciles de reproducir, especialmente por la luz LED, y todos tienen además unos tonos pastel que no son especialmente relevantes en vídeo y fotografía. Por lo tanto es importante para analizar la luz LED ir a unas medidas más allá de este espectro de colores.

Hace unos años se promovió una mejora sobre la clasificación CRI estándar con el denominado Televisión Lighting Consistency Index (TLCI) que consta de 24 colores, sin embargo este índice está muy centrado en las cámaras de televisión broadcast que tienen tres sensores, pero no para la mayoría de las cámaras de vídeo y cine digital actuales que tienen un sólo sensor. Aún así tal vez podáis ver alguna medida de luces LED que aportan esta medida.

Actualmente,  para aportar una medida más efectiva a la escala CRI para la luz LED a nivel profesional, se han añadido a la clasificación CRI tradicional de ocho colores R1-R8, otros siete colores R9-R15, en este caso saturados, dando lugar a lo que se conoce como el CRI Extendido, dando una escala de colores de este tipo:

CRI LUCES LED

Estos nuevos colores incluyen el R13 que representa el tono de piel caucásico, el R14 que representa el verde frondoso, y el R15 que representa el tono de piel asiático, y que son colores mucho más difíciles de reproducir fielmente. Pero el color más difícil de reproducir y el que más importancia tiene en vídeo y fotografía es el R9, un color rojo y muy saturado. Este el color rojo sangre fundamental en todo tono de piel, y que resulta muy importante reproducir correctamente para representar correctamente un tono natural y saludable de una persona.

El color rojo R9 es particularmente difícil de obtener correctamente con la luz LED. Una luz LED puede dirigir la mayoría de sus recursos en reproducir correctamente el rojo saturado, pero al hacer eso reduce significativamente su brillo general a efectos de nuestros ojos. Es por ello que la mayoría de los fabricantes medios prefieren ofrecer un alto brillo, que es un reclamo de venta más llamativo, con una media CRI correcta, en detrimento de un nivel alto del color rojo R9. Aunque a simple vista el resultado parece bueno, luego los resultados de la grabación no pueden parecerlo tanto. Eso es así porque las cámaras de vídeo y fotos ven mejor el color rojo que el ojo humano, y lo que a nosotros a simple vista nos parecía rojo, en la grabación puede resultar en un tono verdoso.

CRI LUZ LED

De esta forma es importante que en el momento de elegir tu luz LED para tus proyectos tengas en cuenta el CRI Extendido y en concreto el nivel de R9, que estén por encima de 90, algo que también puede variar con la temperatura color que se utilice. En algunos casos los fabricantes aportan esta información, pero en otros la única manera de asegurarse de los niveles correctos de CRI Extendido es realizando pruebas en distintas condiciones de temperatura color o utilizando un medidor de color o espectrómetro, aunque puede ser suficiente con revisar las imágenes de prueba en un monitor calibrado.

CRI LUCES LED