El uso creativo de la iluminación en el cine de terror ha formado parte del éxito de grandes clásicos atemporales como El Exorcista, Halloween El Resplandor. 

La iluminación en el cine de terror, como recurso narrativo, nos conecta con los personajes principales de la historia, humanizando a los protagonistas, mientras que mistifica a esos villanos que nos han generado tantas pesadillas, y ayudando a reflejar nuestras virtudes, sueños, inseguridades y miedos. Los siguientes tres grandes clásicos del cine de terror marcaron un antes y un después en el uso creativo de la iluminación.  


Descubre las mejores ofertas en alquiler de equipo de iluminación profesional para tu próximo proyecto audiovisual.


El Exorcista

No podemos hablar del poder narrativo de la iluminación en el cine de terror sin mencionar a El Exorcista. Un film que se ha convertido en uno de los mayores referentes del género de terror, y que se encuentra de manera unánime en esa lista de películas que solemos revisitar todos los 31 de Octubre. 

El Exorcista fue rodada bajo una técnica de iluminación ‘low-key’ con el propósito de encapsular cada escena bajo una atmósfera oscura y siniestra llena de sombras y contrastes impactantes. Existen dos momentos determinantes en El Exorcista que son logrados gracias al uso creativo de la iluminación, técnicas empleadas por el director de fotografía nominado a 5 premios Oscar, Owen Roizman.

1. Cuando el sacerdote llega a la casa para realizar el exorcismo, el contraste de tonos azules y oscuros generan ansiedad y temor a la vez que la luz de la habitación es proyectada contra la silueta negra del sacerdote. A su lado, una farola perfectamente enmarcada en el plano le da un toque escalofriante a la imagen. Y es que la composición de todos estos elementos han dado luz a una de las imágenes más icónicas en la historia del cine. 

2. En la escena de la levitación de Regan (Linda Blair) solo hay una fuente de luz: una lámpara ubicada en la esquina de la habitación. El resultado es un juego de sombras que simboliza y pone en manifiesto una de las temáticas principales de la película: la lucha entre el bien y el mal. En la escena, se proyecta una sombra ‘perturbadora’ que emana del cuerpo de Regan, mientras que detrás del sacerdote Merrin (Max von Sydow) se dibuja una silueta que asemeja a Dios o a una figura divina. 

A día de hoy, El Exorcista sigue siendo considerada por muchos (tanto críticos como público) como la película más aterradora de todos los tiempos, las técnicas de iluminación implementadas por Owen Roizman han contribuido a la evolución del cine de terror y han servido de inspiración para miles de cineastas alrededor del mundo. 

Halloween

La primera entrega de la ahora reconocida franquicia de Halloween contaba con un presupuesto modesto, pero esto no detuvo a su director de fotografía Dean Cundey, leyenda de la iluminación en el cine de terror (The Thing, Fog), quien vio estas limitaciones como una oportunidad para poner a prueba todo el potencial de su creatividad.

halloween

Uno de los recursos utilizados por Cundey es la superposición de múltiples fuentes de luz, creando y mezclando sombras duras con sombras suaves añadiendo en el proceso una nueva dimensión a los personajes; en muchos casos como presagio (foreshadowing) de sus inevitables destinos. Por su parte, la sombras creadas alrededor de objetos materiales, representan una extensión de la personalidad de los personajes, dando pie a un subtexto narrativo de gran alcance emocional, sin necesidad de diálogos expositivos e innecesarios.

En Halloween, la combinación estratégica entre luces cálidas y frías establece el estado de ánimo de cada escena. Los colores cálidos son usados para transmitir seguridad y esperanza  – en muchos casos, “falsa esperanza” – mientras que los colores fríos, liderados por el azul, son indicios de una amenaza exterior que nos acecha y atormenta. En este caso, hablamos de la presencia diabólica del infame asesino Mike Myers. 

Y es que junto a la magistral dirección de John Carpenter y la impecable interpretación de Jamie Lee Curtis, la iluminación jugó un papel vital en la creación de una experiencia de terror auténtica, que marcó a toda una generación, y que a día de hoy, 40 años más tarde, aún no nos deja dormir. 

El Resplandor

El director de fotografía John Alcott tuvo su primera gran oportunidad en la ópera espacial de Kubrick, 2001: Una Odisea del Espacio. Acto seguido, colaboraron en La Naranja Mecánica, Barry Lyndon, film por el cual Alcott recibió el Oscar a ‘Mejor Cinematografía’, y finalmente en uno de los grandes clásicos del cine de terror: El Resplandor.

EL RESPLANDOR

En una entrevista para American Cinematographer, Alcott habló sobre los retos de la iluminación en el cine de terror, poniendo como ejemplo su experiencia en el rodaje de El Resplandor. 

El laberinto donde Jack Torrance (Jack Nicholson) persigue a su hijo, estaba iluminado por el tipo de foco que normalmente se usa en los centros de jardinería, en este caso de 1500 vatios, acompañado de una luz de relleno (filler light) para conseguir profundidad y transmitir una sensación de tridimensionalidad en el plano. Por su parte, la nieve ofrecía un contraste brillante, recreando un efecto de luminosidad presente a lo largo de la electrizante secuencia. Alcott y Garrett Brown (creador de la Steadycam) apostaron por una amplia profundidad de campo, y gracias a la composición de la iluminación consiguieron trabajar con una apertura de lente de T/2.8 a T/4. 

En cuanto al hotel, Alcott siguió un planteamiento realista al utilizar reflectores de luz (floodlights) similares a los que tienen la mayoría de los hoteles, especialmente los resorts de nieve / estaciones de esquí, pero con un aura de misterio que alerta al público de una presencia siniestra. 

Para los exteriores nocturnos, Alcott se decantó por el uso de humo lo que le dio una apariencia más misteriosa, y suavizó las luces para que no fueran tan contrastadas. El resultado fue una especie de resplandor que estaba en consonancia con la propia película y, sobre todo, con la ‘personalidad’ del hotel. 

No te pierdas la secuela de El Resplandor, Doctor Sleep, interpretada por Ewan McGregor, dirigida por Mike Flanagan (Gerald’s Game) y que cuenta con el director de fotografía Michael Fimognari (The Haunting of Hill House).

Para ti, ¿qué papel que juega la iluminación en el cine de terror? Déjanos un comentario o comparte tu opinión en las redes sociales con el hashtag #KBNNextMedia.